Comienza el juicio por el primer femicidio transversal en Chubut

49

Se trata del joven que mató a una adolescente de 14 años para vengarse de su expareja, hermana de la víctima. Es la primera vez que se aplica esta figura judicial en la provincia. La primera instancia será el lunes 26 por la mañana.

El próximo lunes 26 de junio comenzará el juicio por el primer femicidio transversal en Chubut, en el que se imputa a Gabriel Orellana por matar a una adolescente de 14 años para vengarse de su expareja, hermana de la víctima.

Con esta acusación se establece un precedente en la provincia, ya que es la primera vez que se juzga a una persona bajo esta carátula. “Esta figura legal, contemplada en el inciso 12 del Código Penal, se aplica a aquellos casos en los que se asesina a alguien para vengarse o causar sufrimiento a una tercera persona”, explicó el fiscal a cargo de la investigación, Jorge Bugueño.

La tipificación del delito es “femicidio en concurso ideal con femicidio transversal en concurso real con homicidio en ocasión de robo”. Si el imputado es declarado culpable por el tribunal colegiado, enfrentaría una pena única de prisión perpetua.

El femicidio ocurrió el 13 de noviembre del 2020 a las 9:30 de la mañana aproximadamente, cuando encontraron sin vida a la menor de edad en el interior de una vivienda de Puerto Madryn con múltiples puñaladas.

Según lo expuesto por la Fiscalía, “aprovechando la vulnerabilidad de la joven debido a su edad, género y su indefensión, Orellana llevó a cabo un acto de violencia extrema”. Las evidencias recabadas durante la investigación revelaron que el imputado había realizado diversas búsquedas en internet desde su celular personal, sobre técnicas para incapacitar o inmovilizar a una persona y puntos vulnerables para apuñalar a alguien. Los testimonios que recolectaron también lo describen como una persona violenta.

Luego de cometer el femicidio, Orellana robó treinta mil pesos del domicilio y escapó en un vehículo. Poco después fue capturado durante una serie de allanamientos realizados en la localidad, en los que se encontró una campera manchada con sangre, teléfonos celulares y una mochila.

Desde la fiscalía afirmaron que cuentan con pruebas contundentes en contra del imputado, como rastros de ADN de la víctima en prendas que pertenecen a Orellana, y el análisis del teléfono celular en el que se encontraron las búsquedas previamente mencionadas realizadas en el momento del hecho.